Cuéntame la de Oliver Twist

Cuando me  cruzo por la calle con gente conocida que hacia tiempo que no veia y me preguanta aquello de » y ahora, ¿que estas haciendo?» y la respuesta de » ya ves, en el mundo de la Educación Social» no sirve para nada, puedes hacer dos cosas. La primera es soltar un rollo y explicarle que es un educador social, y la segunda y mas factible, es ponerle ejemplos de lo que puede llegar ha hacer un educador. ¡Peligro!, todo lo que digas a la persona le va a recordar a Oliver Twist, y esto hoy por hoy creo que no es así.

El perfil de la gente no es el del personaje descrito por Charles Dickens, no, no son así (aunque haberlos haylos).  Los centros de menores estan llenos de niños y niñas con carencias psiquicas, no son huerfanos, no se mueren de hambre… ¡y no quiero que se me entienda mal!, porque estas características también se dan, pero el resto de personas humanas no se dan cuenta de que no todos estan en esas situaciones.

Vomito aqui mi mal estar ante esa gente que cuando les cuentas que haces  sólo dicen «Ay que pena». No, realmente no estoy en este mundo por pena, no es así. «Ay, que buena persona eres», a lo que pienso, no me juzges solo por mi labor, tal vez sea la peor persona del mundo.  «Ay, quiero ir a ver a los niños, que lastima de ellos» si claro…te pasas el día riendote de ese tipo de gente y ahora te dan pena. ¡Date un paseo!

Me cabrea esa gente que no sabe analizarlo todo, simplemente se quedan con que  la gente con la que trabajamos son lo peor de la sociedad. Me cabrea mucho.olivertwist

Soy Educador Social, Psicopedagogo y eterno estudiante, ahora Psicología. Educador de profesión y vocación, también de convicción. Amante de la montaña y del deporte.

Un comentario en “Cuéntame la de Oliver Twist

  • Todo esto viene a raíz de la desinformación profunda que hay sobre el tema… A mí me preguntan si mi carrera es para acabar dando clases en colegios, o si voy a trabajar con niños pobres y huerfanitos, pero la Educación Social comprende mucho más.

    Vale que trabaje esos ámbitos, pero trabaja también la alfabetización de adultos, por ejemplo, la animación de zonas rurales y mil cosas más destinadas a gente «normal», porque sí: la gente de a pie ve a los colectivos más desfavorecidos como gente «no normal…»

    Realmente nadie sabe la diferencia entre un Trabajador Social, un Maestro y un Educador Social y nosotros mismos no lo explicamos debidamente, creo yo…

    Tampoco nadie intenta comprender de qué va este mundillo, y es mejor pensar «mira Fulanito, el pobre, que trabaja con esa gente que de verdad, qué lástima…» y no entienden que lo último que se puede sentir en este oficio es justamente eso: Lástima.

    En fin… Un saludillo!!

    – Nazaret –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *