Las Gitanillas que creyeron haber ganado

Choni_deslenguada_periferia

Eran tres. Iban siempre juntas. Las Maria’s y Tamara. Gitanas, pero como decían ellas, de las de verdad, de las que les corre la sangre Gitana por las venas, las que no se olvidan de sus raíces y de sus costumbres.

También las tuve en el Centro Juvenil en mis primeros años (últimamente me da por recordar los inicios), eran de las que nunca faltaban, en todas las actividades estaban, parecía que no iban a acabar envueltas en el mal rollo del barrio.

De un día para otro empezaran a vestir como chicas jóvenes sin escrúpulos y ellas tan sólo tenían 14 años. Sus tacones, sus falditas y su pintura en la cara. No venían, se le oía a la gente decir que se estaban volviendo chungas, que se juntaban con el Jesule y el Clan Navarro y la verdad, aquello no tenia muy buena pinta.

Sus últimos días con nosotros no los recuerdo muy bien, pero si creo recordar, sus iniciativas por romper el grupo y boicotearlo. Había que ponerse duro, dejar claro lo que se podía permitir con nosotros y lo que no.  Dejaron de venir. Y entraron en otro mundo.

Aún a veces, cuando voy a la ciudad, las veo por el barrio, subidas en coches de colores llamativos, alerones que desafían a la gravedad, música ensordecedora y  con chicos que le doblan la edad. Con sus pintas de chicas duras y rebeldes. Ellas me miran con cara de superioridad, como si aquella batallan la hubieran ganado, pero la verdad es que perdimos todos.

Soy Educador Social, Psicopedagogo y eterno estudiante, ahora Psicología. Educador de profesión y vocación, también de convicción. Amante de la montaña y del deporte.

Un comentario en “Las Gitanillas que creyeron haber ganado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *