Mi padre ya me entiende

padre-e-hijo

Mi padre es médico. Un médico de los que se pasan todo el día trabajando, de los que le encanta su trabajo, entiende su trabajo como una vocación, se desvive por cada uno de sus pacientes y cada día que pasa ama mas su trabajo. Pero él, hasta este sábado, nunca entendió que yo quería ser Educador Social. Él siempre quiso que fuera como él, y yo siempre lo he querido (y quiero) , pero no siendo médico.

Este sábado, a parte de vivir un momento importante para mi y alegre para mis padres, por primera vez y tras mucho hablarle a mi padre sobre la residencia, tuve la oportunidad de enseñarle las instalaciones. Era la hora del desayuno, había movimiento en la casa, chavales de aquí para allí, y al cruzarnos con ellos, uno tras otro repetían la misma frase «Isaac, ¿quien es?», yo les contestaba alegremente, «Es mi padre, que ha venido a veros».

Cuando ya nos marchábamos, uno de ellos, al decirle que era mi padre verbaliza «Oh el papa de Isaac, que alegría» y se lanza a darle un fuerte abrazo, mi padre, creo que sin saber muy bien que hacer, le corresponde de la misma manera.

En ese momento, creo que mi padre entendió a que me dedico, que es lo que hago,y que es lo que siento, estoy seguro. Tal vez mi padre no me vuelva a repetirme que estoy a tiempo de estudiar medicina. Mi padre debe de estar contento de la profesión que elegí, de que mi vida la dedique a los mas desfavorecidos (él también lo hace, pero de otra manera). Nunca voy a ganar suficiente dinero para darle a mis hijos lo que el me ha dado, pero que voy a disfrutar de mi trabajo y de mi día a día. Que me gusta lo que hago, a lo que me dedico, y ahora, mi padre lo entiende.

Soy Educador Social, Psicopedagogo y eterno estudiante, ahora Psicología. Educador de profesión y vocación, también de convicción. Amante de la montaña y del deporte.

6 comentarios en “Mi padre ya me entiende

  • Supongo que la experiencia ha representado un momentazo para tí y estoy segura de que también para tu padre.
    Es que los chavales son los chavales y cuando estás cerca de ellos te espera en cualquier momento….un momentazo! (valga la redundancia).

    Un saludo y sigue disfrutando de tu trabajo!

  • Muchas veces detras de esos momentos que no esperas, que no lo planeas, que te dejan con la boca abierta… y creo (es mi opinión) que detrás de esos «momentos» está el Señor, Él se vale de esos «momentos» para dar a entender nuestros caminos.
    Me alegro de leer esto y de ese gran momento, Isaac.
    Saludos.

  • Enhorabuena Isaac. Me alegro de esta experiencia. Seguro que te hará vivir mucho más sereno. También estoy seguro que ahora podrás compartir con tu padre y familia muchas más experiencias y aprender de la larga experiencia de relación humana que tiene tu padre.
    Aunque no hemos coincidido trabajando en la casa, los dos tenemos parte de nuestro corazón entre esos muchachos y el equipo de educadores; y eso nos une de una manera especial. ¡Mucho ánimo en tu vida de educador y que des mucha vida y esperanza allí donde estés!
    Gracias por compartir este verano.
    Un abrazo.

  • Me alegro mucho, porque no son necesarias tantas palabras para hacer entender, solo basta un momento, un instante donde el egoismo se rompe y sucede el más hermoso milagro, el del verdadero amor. Hay muchos que se llevan toda la vida para algo así y nunca llega. Tu lo lograste, te bendigo bendigo a tu padre, bendigo a los chavales como les dicen en tu país. Recibelo de una familia colombiana.

    Hogar de Moras dulces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *