El Perro y el Educador

Dedicado a mi perro Brandy,

Creo que todo Educador debe criarse con un perro a su lado. De un perro acabas aprendiendo mucho al cabo del tiempo y tiene comportamientos muy parecidos al del Educador .

El perro es fiel, como el Educador. Ya puedes  entrar pronto o tarde a casa, que el perro, estará esperándote, contento o enfadado, pero sabes que él va a estar ahí, en la puerta, sin importar que día sea, haga calor o llueva, como el Educador.

Tu propio perro te reconoce a distancia, siempre acaba encontrándote por el olor que desprendes, y no para de mover el rabo cada vez que te ve. Como el Educador, que sabe siempre donde debe de buscar a la persona, y se alegra por ellas.

El perro siempre esta al lado del amo en los malos momentos. Se acerca a ti, despacio, sin hacer ruido, y te roza la pierna con su lomo para hacerte saber que esta ahí cuando te nota triste y preocupado. Al igual que el Educador que esta presente los días malos y siempre hace saber que esta sobretodo en los momentos de bajón.

Un buen perro sólo ladra cuando hay un peligro cercano y es necesario. Hay Educadores que ladran cuando no hay peligro y Educadores que no se atreven a ladrar. Por eso es necesario saber cuando tenemos que ponernos a ladrar.

El perro, por mucho que no queramos, siempre tendrá cara de perro, pero hay Educadores que siempre ponen cara de perro a las iniciativas.

Haga el tiempo que haga, le perro ha de salir a pasear. Nosotros, no nos importa el día que haga afuera, sabemos que tenemos que salir a buscar la intervención.

Un perro, durante un día, puede pasarse 3 horas corriendo, dar vueltas durante 2 horas con la misma pelota en la boca, sentarse y levantarse unas 50 veces, bostezar 30 veces y comer en 10 minutos, como el Educador.

Este fin de semana me he ido de mi casa sabiendo que con vuelva él ya no estará. Un perro ha dejado muchas lecciones en mi vida, ¿cuantas más puedo dejar yo con una vida mas larga y siendo un ser razonable?

img_3457

 

 

 

Soy Educador Social, Psicopedagogo y eterno estudiante, ahora Psicología. Educador de profesión y vocación, también de convicción. Amante de la montaña y del deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *