La Educadora (I)

Os pondré un poco en situación:

Era el año 2007 ó 2008, ya no recuerdo bien. Aún no sabíamos que los dos eramos estudiantes de Educación Social, nos habíamos olvidado del tópico de -¡Oye,! ¿y tu que estudias? , y hasta años después no llegamos a saber que los dos eramos Educadores Sociales.

Era simpática y agradable, tenia un toque especial que la hacia única como chica (como Educadora todavía no lo conocía), y eso me llamaba la atención. Pero bueno… a lo que vamos. Llevábamos tiempo coincidiendo en encuentros de nuestros respectivos Centros Juveniles, incluso años atrás habíamos cursado el mismo curso de monitor de tiempo libre, y años posteriores íbamos a cursar el de Animador Juvenil, pero eso, aún no lo sabíamos.

El destino, por llamarlo de alguna manera, consiguió que nos cruzáramos en distintos encuentros y fue a finales del 2009 cuando descubrí que era Educadora Social, bueno…todavía tenia pendiente una asignatura, pero ese aspecto despertó en mi cierto interés. Un año después, coincidimos en Barcelona en un encuentro como responsables de nuestros Centro Juveniles, y allí fue donde empecé a vivir una nueva experiencia.

Soy Educador Social, Psicopedagogo y eterno estudiante, ahora Psicología. Educador de profesión y vocación, también de convicción. Amante de la montaña y del deporte.

2 comentarios en “La Educadora (I)

  • Hola:
    En primer lugar desearte un Feliz Año Nuevo y enhorabuena por el magnífico blog que tengo el honor de leer.
    Estoy pensando en estudiar el año que viene Educación Social, pero estoy un poco perdido. He estado buscando las universidades en las que podría estudiar, el futuro del educador, la diferencia con el trabajador social…pero me gustaría que me aconsejases al respecto. Me gusta el tema de los inmigrantes y el de los colectivos, por si existiera algún tipo de especialización.
    Gracias de antemano.

  • hola!!! pues este blog me parece muy interesante! la historia que nos muestran es muy buena, muchas veces tenemos la oportunidad de conocer a personas que ni siquiera nos tomamos la molestia de saber a que se didecan y cuando lo sabemos nos sorprendemos bastante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *