Carta abierta a los vecinos (indignados) de Benicalap.

Soy Educador de profesión, por vocación y por convicción y trabajo desde hace 4 años en un proyecto social con menores, inmerso en un barrio de la ciudad de Valencia. Y no, no es un proyecto de la Casa de la Caridad . Escribo esta  carta a los vecinos de Benicalap  por las últimas protestas a raíz del nuevo proyecto de la Casa de la Caridad. Escribo desde la reflexión y desde el sentimiento humano y profesional, ya que yo también me siento indigno y preocupado al escuchar a los vecinos de mi barrio decir que no quieren ‘a mendigos y toxicómanos paseando por su barrio’

La Casa de la Caridad de Valencia tiene pensado – y va a ser un hecho- ofrecer en el barrio de la Benicalap ‘un recurso a personas sin recursos en estado convaleciente, a familias y a niños en exclusión social’, un recurso totalmente justificado en una sociedad como la nuestra y apropiada para el siglo en el que vivimos. Soy una persona que confía y cree en los demás, también en una institución como la Casa de la Caridad, y por ello me creo este proyecto, y desde la profesionalidad no veo a los ‘mendigos y a los toxicómanos’ en este proyecto. No quiero hacer demagógia, pero claro, no veo a los vecinos de Benicalap en la TV diciendo que no quieren en su barrio a familias pobres, desestructuradas y excluidas de la sociedad en su barrio, eso quedaría muy inapropiado, por eso, tal vez, utilicen las palabras “mendigos y toxicómanos”  que son mucho más mal sonantes (para ellos).

Por un momento supongamos que es verdad lo que dicen parte de los vecinos de Benicalap, que dicho centro, va a ser un albergue para personas sin techo y punto de entrega de metadona. Vamos a imaginar durante un momento. Sería fantástico. Sería ideal que una entidad realizara un macroproyecto  con esta finalidad. ¿os imagináis en el barrio de Benicalap, a las 8 de la mañana, ver salir por la puerta del centro a un hombre de 45 años, recién afeitado y duchado, con la energía de afrontar un nuevo día y con fuerza de cumplir sus sueños?. Yo me lo imagino, y tal vez, el resto del barrio de Benicalap debería de desear eso.¿os imagináis a un padre que haya recuperado la relación con su familia después de 3 años al haber dejado de consumir drogas? Yo me lo imagino, y tal vez, el resto del barrio de Benicalap debería de desear eso.Pero todo esto son suposiciones que realizo en cuestión de segundos al escuchar a algunos vecinos del barrio hablar delante de la prensa ante afirmaciones erradas.

Lo que deberían de repensar los vecinos de Benicalap es que se están levantando ante un proyecto social en su barrio, un proyecto que siempre albergará oportunidades para rehacer una vida a familias, niños y jóvenes en exclusión social. Un proyecto social siempre cree en las personas, siempre  se encuentran dispuestos a guiar y a acompañar a las personas que los necesiten, sin juzgar ni valorar, con un único fin, crear y desarrollar una sociedad digna y de bienestar. Ir en contra de este proyecto es ir en contra de la humanidad y del sentido común, es estar en contra de la esperanza y es inhumano.

Me cabreo y estoy algo confuso, no entiendo nada de lo que ha ocurrido la última semana.¿ tan molesto es un proyecto que cree en los nuevos sueños de las personas ? ¿tan dañino es creer en los demás? ¿tanto nos cuesta dar nuevas y primeras oportunidades ? Mañana volveré a mi trabajo en otro barrio de la ciudad a trabajar con personas en las que creo,  en un barrio donde creo que con mucho esfuerzo se puede conseguir grandes cosas.

Soy Educador Social, Psicopedagogo y eterno estudiante, ahora Psicología. Educador de profesión y vocación, también de convicción. Amante de la montaña y del deporte.

10 comentarios en “Carta abierta a los vecinos (indignados) de Benicalap.

  • si que bonito lo pones haber si me contestas y me explicas es muy bonito que tus hijas vean jerenguillas con sangre een el rellano de tu casa y que salgas del rellano y veas a un individuo pinchandose con tus hijas mirando eso es mara villoso para ellas segun tu y no pasa nada pues perdona yo eso no lo quiero otra vez pero si tu vienes y conttrolas que mis hijas o lo van haber ni mis nietos si tu te commprometes a que ten dre seguridad yo y los mios ya que te cabrea el que me niegue que lo pon gan se valiente y comprometete y de que eso no lo verann los mios que esttaran protegidos ya que tu te estas encarando venga dimelo por favor y yo me cayo y admito

  • Rosa: tú y tu familia y amigos no estáis libres de ser víctimas del infortunio, la enfermedad, la precariedad o acabar siendo adictos… Usas la demagogia y la palabraría hueca y obscena de los intolerantes e insolidarios, una plaga y una muestra evidente de que somos una sociedad enferma y sin futuro.. Toda vuestra campaña contra el centro de la Asociación Valenciana de Caridad es una miserable actuación, orquestada por un grupo de siniestros personajes, que siempre han vivido en su castillo, en su torre de marfil y nunca han luchado por el bienestar general. Tus palabras son los típicos tópicos que repiten los que nunca se comprometen ni quieren el bienestar general. Tú y la pandilla de gamberros y salvajes, que estáis injuriando y calumniando a Pepe Bellver con esos carteles (ya hemos cursado una denuncia penal al respecto), no tenéis autoridad moral para condenar a nadie. Nos veremos en los juzgados, pues estáis cometiendo numerosos presuntos delitos penales, que ya hemos denunciado por los cauces habilitados a tal efecto.

  • Una sociedad se considera civilizada según la forma en que trata a las personas desfavorecidas y en situación de desamparo. En mi barrio de Benicalap, un reducido grupo de energúmenos y gamberros, han declarado la guerra a la Justicia Social y a la Solidaridad. Lamento que ese reducido grupo de salvajes, no entienda que todos tenemos derecho a vivir dignamente y a poder recibir las ayudas necesarias para afrontar nuestros infortunios.

  • Una sociedad se considera civilizada cuando trata con respeto y mima a las personas desfavorecidas, a sus mayores, a los enfermos y a los diversos colectivos y personas en situación de desamparo, precariedad, exclusión… En mi barrio de Benicalap, un reducido y siniestro grupo de energúmenos y gamberros, han declarado la guerra a la Justicia Social, a los Derechos Humanos y a la Solidaridad, impidiendo el ejercido de la caridad en las situaciones de emergencia.
    Lo peor es que ese reducido grupo de personas, nunca se ha comprometido ni ha denunciado las graves carencias que padece Benicalap, un barrio obrero y muy humilde.
    La pobreza es una realidad, así como la existencia de numerosas enfermedades sociales, físicas y mentales, aunque estos insolidarios gamberros no quieren reconocer que viven en uno de los barrios más pobres y desamparados de Valencia ciudad.
    Lamento que ese reducido grupo de salvajes y energúmenos, no entienda que todos tenemos derecho a vivir dignamente, incluso ellos también tienen el derecho a reinsertarse, a pesar de que no han dudado en colocar carteles en todo el barrio, repletos de calumnias, injurias y mentiras contra determinadas personas y entidades cívicas.
    Ya pueden buscar asesoramiento jurídico, pues hemos denunciado esas actuaciones, por si fueran constitutivas de delito.

  • Opino que los Servicios Sociales del Ayuntamiento son los que deben ocuparse de las familias y personas en riesgo de exclusión social.
    No entiendo que se ceda terreno (y dinero) público a Casa de Caridad siendo que ya existen un Servicio público al que le vendría muy bien ese dinero y ese terreno.
    Servicios Sociales: SI Casa Caridad: NO
    El Ayuntamiento de Valencia debería emplear ese dinero en contratar más asistentes sociales y mejorar los centros sociales q tiene activos y en su caso, construir uno nuevo. Pero de titularidad pública. Porque la pobreza es una responsabilidad política y no de las damas de la Caridad.

  • Primero, yo no veo energumenos por ninguna parte. Me cruzo con todas y cada una de las acciones de los vecinos, y nunca he visto comportamientos incivicos.
    Segundo, desconozco como están las necesidades de centros educativos, sanitarios, etc, de Benicalap, pero entiendo que les joda que ese pedazo de solar, en pleno centro del barrio, se vaya a dedicar a eso.
    Tercero, si a estas alturas alguien cree que las cosas no se hacen porque no hay edificios para ello…por Dios, pero si lo unico que hemso hecho en los ultimos 10 años han sido edificios.
    A mi se me ocurre mirar por ejemplo al grupo Bertolin, constructor del edificio, y que a buen seguro sacará su buena rentabilidad. Y, como con las autovias, AVEs, y todas las obras importantes, cuando se mueve mucho dinero, los margenes aunque peqeuños son muy cuantiosos.

    Desde luego es un tema con muchas luces y sombras, pero entiendo el cabreo de los vecinos de Benicalap.

  • Ah, se me olvidaba. Para que existe Benicalap:
    .-Para quitarle suelo deportivo y meter el nuevo Mestalla
    .-Para meterle todos los hoteles y palacios de congresos necesarios
    .-Para desmantelarles el hospital la Fe.
    .-Para dejar que un monumento como la fabrica de la ceramo se caiga de ruina
    .-Para que le pase lo mismo a la Alqueria dl Moro, maravilla gotica en estado de ruina.

    Eso si, cuando se trata de ir de buenos y caritativos en casa ajena, les enchufan el albergue y que se jodan. Si tan bonito es el proyecto, que lo metan en el mercado de Colón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *