Sobre el reconocimiento social de la profesión.

CarnavalBlogs_2015Cast

Antes del verano, en una comida uno de los menores pregunta:

– Oye, ¿vosotros tenéis otro trabajo aparte de este?
– No, nuestro trabajo es este, estar con vosotros y acompañaros.
– ¡Ah! yo pensaba que esto era vuestro hobby. Pues que trabajo más guay…todo el día de aquí para allí, jugando al fútbol, de excursiones, haciendo deberes…Aunque nos ralláis la cabeza.
-Si, la verdad es que no está nada mal.
– ¿Y cuanto cobráis? unos 50 euros
– Bueno, un pelín más…

Así terminó aquella conversación que en aquel momento no le dimos mucha importancia. A los días si que la comentamos entre los compañeros. Y es que, nos encaprichamos en gritar a diestro y siniestro, por todas nuestras redes sociales y en todas aquellos cursos y conferencias a las que asistimos que nuestra profesión no es reconocida, (y eso verdad)  ponemos fuerza en que las administraciones nos escuchen como a nosotros nos gustaría. Peleamos para ser reconocidos por otros profesionales, que la clase política nos tengan en cuenta en sus discursos, y un largo etcétera, que bien sabéis todos vosotros, porque la verdad, es que tal vez nos estemos volviendo “cansinos” con este tema, parece, que fuera de nuestro puesto de trabajo, no sepamos hablar de otra cosa que no sea sobre nuestro reconocimiento. Y con esto no quiero decir que todo esto no sea necesario, ni mucho menos, ¡pero es hora de dar un pasito alante ya!.

Volviendo a la conversación con aquel menor. Yo de momento me voy a centrar en que mi labor sea reconocida y apreciada por aquellos con los que trabajo cada día. A veces alucinan cuando se enteran que hemos ido a la universidad para trabajar con ellos, alucinan cuando se enteran que cobramos por nuestro trabajo. Que sean conscientes que nuestro trabajo tiene unos objetivos que van más allá de sentarnos con ellos a comer o salir de excursión. El día que todas las personas con las que trabajamos sepan que somos y  cual es nuestra principal labor, ese día, yo dejaré de reivindicar.

(Todo esto con voz reivindicativa)

Soy Educador Social, Psicopedagogo y eterno estudiante, ahora Psicología. Educador de profesión y vocación, también de convicción. Amante de la montaña y del deporte.

Un comentario en “Sobre el reconocimiento social de la profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *