Chaparrón

 

IMG-20200709-WA0010-01

Aguantamos el chaparrón, así y  tal y como venga. Lo llevamos en el ADN o eso queremos creer, pero convencerlos de ello nos saca de algunos malos momentos.

 

Hay días que desde el principio sabemos que pintan mal y que no las vamos a tener todas con nosotros/as, pero es que en nuestro trabajo nunca todo está de nuestro favor.

 

Hoy ha amanecido amenazando mucha lluvia y una buena carga de tormentas, por eso M, ha conseguido convencer a su padre de que era buen día para traer a la excursión su paraguas. No era ninguna locura, hoy se avecinaba chaparrón.

Los comentarios de sus compañeros a M le han dado absolutamente igual, él estaba contento con su paraguas, y es por eso que no lo ha soltado en toda la excursión. Y ahí estaba M con el paraguas en la piscina municipal, sin ningún problema, aunque  nos estuviera cayendo encima un sol de justicia.

Volviendo, mi compañera ha captado el momento de la imagen, uno de los más significativos que he tenido este curso y con un aprendizaje brutal.

Pero el mismo día que yo tenía una conversación muy productiva con un niño de 8 años, mis compañeras vivían un momento desagradable con otro. Y es que si, nuestro trabajo también es así, el mismo día puede ser muy agradable para ti y al mismo tiempo muy desagradable para algún compañero/a tuyo.

Los chicos y las chicas con los que trabajamos tienen una carga emocional descomunal, unas experiencias negativas de vida brutales, ven y escuchan cosas en sus casas que nunca nos podremos imaginar, y podríamos sumar mucho más a esta lista. Y con todo eso nosotros nos dedicamos a construir un castillo de naipes y en cualquier momento se viene abajo.

Hay situaciones para las que nunca vamos a estar preparados/as  o que nos puede costar mucho digerirlas. Tal vez un día te toque vivir algo con uno de los chicos/as que te evoca algo de tu pasado, o tener que contestar a alguna pregunta que tú siempre intentas  evitar contestarte a ti mismo/a, pero cada vez que vivamos uno de esos momentos para los que no estamos preparados siempre construirá en nuestro ser/hacer  Educador/a, y eso sin ninguna duda, es para lo que sí debemos de estar preparados, para nosotros también aprender de las experiencias negativas de nuestros trabajo.

¿Os acordáis de la foto? Pues mientras yo le insistía a M que no hacía falta seguir jugando a taparme del sol como si fuera un Sultán, me ha dicho » Vosotros cuidáis mucho de nosotros, por un rato que yo te cuide a ti no pasa nada» Y así hemos seguido hasta llegar al autobús.

Soy Educador Social, Psicopedagogo y eterno estudiante, ahora Psicología. Educador de profesión y vocación, también de convicción. Amante de la montaña y del deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *